QUE ES EL BLW?

En este apartado os contaré en que consiste el Baby Led Weaning, método que tanto nos ha fascinado y convencido desde que sabíamos que llegaría nuestro hijo.

El Baby Led Weaning es un método distinto de introducción a la alimentación complementaria, según el cual los niños, desde los 6 meses de vida, toman la iniciativa y deciden si, que y cuanto comer. El BLW se basa en el total respeto del ritmo del bebé, de sus decisiones y de sus capacidades.

Para ser concisa, aquí os detallo los puntos claves del BLW:

  1. El bebé comparte el momento de las comidas con el resto de la familia; se sienta en la mesa con ellos y participa cuando está preparado, ;
  2. Si muestra interés por la comida, se les permite cogerla y experimentar con ella. Al principio seguramente hará de todo menos que comerla pero no os preocupéis, está familiarizando con los alimentos y tenemos que darle tiempo;
  3. La comida se presenta en tamaños y formas que el bebé pueda manipular con facilidad. Es interesante que el bebé pruebe texturas, consistencias y sabores diferentes; que no sea todo triturado. Este punto favorece la capacidad de masticar y coordinar la musculatura de la boca y lengua.
  4. Los padres tiene el rol de observadores porqué su bebé puede comer solo, lo que significa que no son necesarias estrategias (avioncitos o distracciones varias) para convencer el niño a comer;
  5. El bebé decide también sobre la cantidad que quiere comer y cuando quiere probar un nuevo alimento; es él que decide si le gusta o no;
  6. El bebé sigue tomando leche (materna o de formula) siempre que lo desea y, respetando su ritmo, decidirá cuando reducir las tomas.
  7. Y último punto pero no menos importante, con el BLW la comida se OFRECE, no se DA. Nunca, y subrayo nunca, tenemos que obligar un niño a comer, a cualquier edad que tenga.

Todos estos puntos vienen de una misma raíz, la del respeto y confianza en la capacidad de auto regulación del bebé. Él sabe si quiere comer más o si un alimento le gusta más que otro, por lo tanto solo tenemos que escucharlo y acompañarlo durante este descubrimiento.

Pero, como sabemos si el bebé está verdaderamente preparado para el BLW?

  • cuando, una vez sentado, se puede mantener con la columna erguida y segura. Este paso es muy importante porqué nos indica el nivel de maduración de los músculos que trabajan en la digestión.
  • cuando haya perdido el reflejo de extrusión; que precisamente consiste en que, cuando se introduce un alimento en la boca, lo expulsa al exterior con la lengua.
  • cuando muestra interés por los alimentos.
  • y lo más importante si tiene +6 meses.

Si el bebé tiene 6 meses y no presenta todas estas señales, significa que aún no está preparado y tendremos que esperar un poco más. En realidad no pasa absolutamente nada porqué la leche (materna o de formula) sigue siendo el alimento principal hasta el año.

Y no podemos no hablar de los múltiples beneficios del BLW, que tanto nos han convencido a la hora de empezar con la alimentación complementaria. Antes de todo, decir que es un método que acompaña el aprendizaje natural de los niños. Ellos aprenden tocando los objetos con la manos, los meten en la boca y de la misma manera lo hacen con la comida. Es un método que garantiza un clima de serenidad y tranquilidad en la familia porqué respeta el ritmo de cada niño; entonces no hay espacio para las prisas y la frustración. Los niños aprenden sobre las características de cada alimento, sobre su color, su textura, sabor. Con los purés todo está mezclado y los sabores se funden en uno solo. Es sorprendente de como ya saben distinguir entre lo que les gusta y lo que no. Además el BLW desarrolla la autonomía del niño y la seguridad en sí mismo; no teme en probar alimentos nuevos porqué confía en la comida y sabe que podrá decidir si un alimento le gusta o no. Pero sobre todo de todo, es muy divertido. Te lo pasarás muy bien viendo a tu hijo disfrutar con la comida, ver las caras de estupor o asco que hace al meterse un trozo de comida en la boca. Así que prepara la cámara de fotos y ríete con él!

Para facilitar el bebé a comer, tendremos que curar la presentación de los alimentos. Ofrecemos preferiblemente trozos grandes y alargados, de manera que el bebé los pueda coger con facilidad. La consistencia tendrá que ser blanda, de manera que el bebé pueda romper el trozo de comida masticándolo con la encía. Es importante ofrecer los alimentos de uno en uno, a distancia de dos o tres días; esto nos servirá para detectar si el bebé manifiesta alergia a un determinado alimento. No es aconsejable dar de probar un nuevo alimento por la noche porqué será más difícil darse cuenta si sale alguna reacción alérgica.

El BLW tiene inconvenientes?

En primer lugar diría la suciedad. La cocina se transforma en un verdadero campo de batalla. Las paredes llenas de salpicaduras, el suelo lleno de comida (lo ideal sería tener un perro que se lo comiera todo), la ropa manchada. Os aconsejo tener siempre preparado y muy cerca una fregona y un cubo con agua porqué será muy necesario. Aunque hoy en día, podemos encontrar en el mercado productos específicos del BLW que pueden prevenir, o por lo menos, reducir este inconveniente.

El segundo “obstaculo” podría ser la opinión de la gente, y os aseguro que vais a recibir de todos lo gustos. Por lo tanto armaros de paciencia y seguir adelante con vuestra decisión, teniendo muy presente y con seguridad porqué habéis elegido este método.

Que alimentos tenemos que evitar?

  • por riesgo de atragantamiento, los frutos secos enteros hasta que el niño haya cumplido los 3 años
  • siempre por riesgo de atragantamiento, la manzana y la zanahoria crudas;
  • la sal, perjudicial para los bebés porqué sus riñones aún no están lo suficientemente maduros para procesarla;
  • el azúcar, que no aporta ningún tipo de nutrientes al bebé y es perjudicial para los dientes, aunque todavía no hayan salido. Si acostumbramos a nuestros hijos a que la comida no sea muy dulce, ellos mismos controlarán en futuro la ingesta de comidas excesivamente dulces;
  • hasta el año la miel, por riesgo al botulismo (intoxicación alimentaria);
  • pescados grandes (tipo pez espada, atún rojo, mero) porqué contienen cantidades elevadas de mercurio;
  • fritos (en realidad todos tendríamos que reducir su consumo);
  • hasta el año evitar las verduras de hojas verdes (espinacas, lechuga, acelgas, apio) porqué contienen nitratos;

Y para terminar, unas palabras que os invito a tener presente. Escuchemos a nuestros hijos, confiemos en ellos, porqué ellos serán nuestra guía. Ellos nos enseñarán sobre como empezar y aplicar el BLW. Escuchémoslos!